5 errores que los surfistas cometen al comprar tablas

Para todos los millones que se gastan en pedir tablas de surf cada año, obtener la pieza de equipo adecuada bajo sus pies sigue siendo uno de los procesos científicos menos entendidos y menos imaginables. Navegá en el sitio web de cualquier shaper o entrá en cualquier surfshop, y te enfrentarás a un mar de opciones. Sin embargo, para muchos, su único punto de referencia es lo que han visto hacer a sus queridos profesionales en la televisión. Eso ha demostrado ser menos útil de lo que uno piensa, ya que, por supuesto, el viejo refrán de “mono ve, mono quiere” no se aplica realmente, cuando la persona que estás imitando es a Mick Fanning o Dane Reynolds. Mejor que nosotros para explicar las trampas de comprar tablas, permitimos que alguien con infinitamente más conocimiento sobre el tema, shaper a las estrellas, James ‘Chilli’ Cheal de Chilli Surfboards, te lo cuente.

1. Disminuya la velocidad. Confiá en que tu shaper sabe más. Si bien su aporte en el proceso de diseño es importante, Chilli advierte que no se deje llevar demasiado. “Sea preciso, pero dejá que tu shaper arroje sus dos centavos. (No) piense demasiado en cada minimo detalle deabajo de una 32nd pulgada”, dice.

2. Explota esa burbuja antes de pedir una tabla. Como lo demostró el propio Morgan Williamson de Stab, la diferencia entre la percepción y la realidad cuando se trata de tu propia capacidad de surfing puede ser muy diferente. Para obtener la tabla que deseas, tenés que reducir esa brecha, dice Chilli: “Un error común es que los surfistas piensen que su habilidad es mucho mejor de lo que realmente es. Imitar las dimensiones de Dane nunca te permitirá surfear como Dane, especialmente cuando tienes 105 kilogramos. Se humilde.”

3. Es posible que la nueva escuela de los litros no sea todo lo que se cree. En un intento por agregar algún método para la persona que esta eligiendo una tabla de surf correcta, alguien decidió comenzar a mirar las dimensiones de la tabla en términos de “litros”; una medida del volumen basada en la cantidad de foam en una tabla de surf que significa, en teoría, que puedas usar cualquier longitud o forma que desees, siempre y cuando tengas la cantidad de litros necesarios. Excepto que, como explica Chilli, “diferentes condiciones requieren diferentes litros. Todo está terminado por el shape a mano, por lo que las cosas cambian ligeramente”.

4. Comprender el equilibrio de durabilidad versus rendimiento. Es cierto que se está haciendo muy poco para que algo dure en estos días y que nuestro sistema de consumo se basa en un modelo de obsolescencia planificada cada vez más evidente y menos sostenible. La industria de las tablas no es diferente. Pero Chilli advierte que tu ética puede venir a expensas del rendimiento de tu surfing. “Un error común es hacer tablas realmente fuertes para que duren, cuando a su vez pierde su rendimiento”, dice. “Todos queremos que nuestras tablas estén presentes por un largo tiempo, pero también queremos desgarrarlas”.

5. Soltá la tabla de tus sueños. Se ha ido, y nunca volverá. Shane Dorian una vez comparó el hecho de partir tu tabla favorita con ser abandonado por la chica de tus sueños. En otras palabras, continuarás sufriendo hasta que puedas reemplazarlo con algo comparable. Chilli está de acuerdo: “Cada tabla será ligeramente diferente. Si crees que vas a obtener una “copia exacta” de tus antiguas fieles favoritas, es probable que no lo hagas. Sin embargo, esa es la belleza de las tablas de surf, la próxima que sea totalmente diferente podría salir mejor. Solo acéptalo.”

Fuente Stab Magazine

Show Buttons
Hide Buttons