Peahi: la obsesión

El fin de semana pasado en Maui tuve el privilegio de vivir una experiencia única. Ya se palpitaba en la semana el pronóstico y uno empezaba a vibrar con la llegada del swell y con el arribo a la isla de surfistas de todas partes del mundo.

A las 6 am nos encontramos en el puerto para salir. Dato no menor, apenas zarpamos con el barco recibimos una alerta en el teléfono que decía que estábamos bajo un ataque, que se había lanzado un misil y que busquemos refugio. Las caras de la tripulación cambiaron y había preocupación pero luego de un rato de incertidumbre nos enteramos que había sido una falsa alarma. De todas formas la ilusión de ir para Peahi seguía intacta.

Llegamos y el mar estaba movido, creciendo y las expectativas estaban puestas para el fin de tarde. En un momento la marea estaba tan alta que hubo un par de horas casi sin olas. Pero en pocos minutos creció el mar, bajo la marea y Peahi empezó. La ola mordía el reef y salía un tubazo. Un gigante. Jaws empezó a tirar olas una atrás de la otra, sin parar.

Las bombas no paraban y todos ansiosos por bajarse una. Muchos surfistas fueron sabios y ahorraron energía durante el día para estar afilados para ese momento. En las grandes del set se destacaron Marcio Freire, Lucas Chumbo, Porcella, Gabriel Villarán y Kai Lenny (marcianos de otro planeta).

El sábado fue solo una previa de lo que se venia el domingo, condiciones perfectas y cero viento.

El domingo fue un espectáculo, desde temprano todos estaban reunidos viendo a los mejores surfistas del mundo. El swell estaba limpio, sin viento y las series eran cada vez mas grandes. Se corrieron izquierdas y derechas eternas. Creo que pocas veces vi derechas tan largas como ese día. De golpe entraban setazos desde el fondo en donde se sabia que nadie iba a llegar y no quedaba otra que remar para zafar y ahí varios comieron olas en la cabeza.

La crew de las motos de agua y seguridad estuvo afiladísima, comandada por el marplatense Daniel Silvagni y el brasileño Carlos Brule. No pararon de sacar surfistas cerca de las piedras después de cada wipeout. Sin ellos la historia seria diferente.

El Domingo Peahi no paro ni un minuto, eran las 4pm y el mar seguía. Ya cansado de ambos días volví para casa para internarme y ver todo el material. Esa noche me quede hasta las 2am editando.

Desde lo personal sentí que estuve todo el fin de semana enviciado, no podía parar de sacar fotos o filmar. Estaba poseído con la ola, única, grande y perfecta. Después de estos dos días logré entender por lo menos un poco de todo lo que genera Peahi.

Quiero agradecer a Daniel Silvagni, Dani Goldberg, Pedro Viegas, Pedro Scooby y mi mujer Milagros Noel que me ayudaron a cumplir un sueño y estar ahí.

Mahalo,
Tincho Caprile @martincaprile
Fotógrafo / Videografía
MJC MEDIA HAWAII
www.martincaprile.com

No hay contenido para mostrar.

Show Buttons
Hide Buttons