La inspiradora historia del surfista Fabrizio Passetti

Correr Padang Padang es algo totalmente distinto a cualquier otra ola. Claro, es una de las mejores izquierdas del planeta, una ola épica que puede ser un tubazo cuando las condiciones se alinean. Está escondida en una bahía debajo de dramáticos acantilados y la intensidad del tubo aumenta a medida que el agua se retira del reef poco profundo. Para algunos, es la perfección. Para otros, puede ser solo eso, junto con un par de besos en el reef. Ahora, imaginate surfear Padang con una pierna.

Fabrizio Passetti es un surfista italiano que creció en la pintoresca costa de Genova. Trágicamente, perdió una pierna durante un accidente de bicicleta a los 17 años de edad, ahora tiene 36 años. Entonces, cuando un video llegó a nuestra bandeja de entrada de Fabrizio surfeando Padang Padang, nos sentimos entusiasmados de ver un surfista adaptado en Indo y que ademas era de Italia.

De todos modos, resulta que Fabrizio tiene una historia bastante inspiradora. Está decidido a revolucionar el surf adaptativo después de pasar unos par de años duros para llegar a un acuerdo en amputar su pierna. El amor, la vida, el dolor y la aceptación son factores determinantes en el surf de Fabrizio. Lo llamamos para hacerle algunas preguntas.

Contanos un poco sobre vos, ¿dónde creciste?

Para contar mi historia, debo comenzar a la edad de 13 años, cuando me mudé a un pueblo costero en el lugar de surf más hermoso de Italia. Cuando jugaba al fútbol y había alcanzado un nivel bastante alto, estaba muy interesado en hacerlo.

¿Y cuándo perdiste tu pierna?

Tenía 17 años. Trabajaba como asistente de cocina para convertirme en chef, y competía en el surf, pero una noche, desafortunadamente, el destino y la fatiga eran mis enemigos, me caí de la bicicleta y esa noche mi vida cambió para siempre. El viejo Fabrizio murió y nació el nuevo Fabrizio. Me esperaba un nuevo camino difícil.

¿Qué pasaba por tu cabeza en ese momento?

¿Mis pensamientos después de que me amputaron? Fue ‘¿cómo voy a surfear?’ Me quedé durante meses y meses mirando un techo blanco, y cuanto más lo pensaba, más me convencía de que nadie me impediría volver al agua. Poco después, comencé a vivir una vida casi normal, trabajé como chef en varios países y luego en Italia.

Pero fue difícil, tuve problemas continuos con infecciones en las piernas, las prótesis eran demasiado pesadas para mi amputación. Tengo una de las amputaciones más feas para quienes tienen una prótesis debajo de la rodilla porque es difícil de restaurar, además de tener poco movimiento de la rodilla e incluso menos apalancamiento cuando me coloco la prótesis.

Poco después de abrir un restaurante en Italia, quise darle un sentido a mi vida, y en 2008 nació mi hijo.

¿Eso cambió tu perspectiva?

Mi realidad estaba hecha de un trabajo agotador para mi problema, realicé una investigación tras otra para encontrar la prótesis correcta, y cada año invertí mi dinero en comprar piernas, quería volver al agua y estaba obsesionado con ese pensamiento.

Todos estos sacrificios, sin embargo, se convirtieron en humo y no vi resultados, porque esas piernas no fueron hechas para entrar al agua. Perdí toda esperanza y sin surfear mi vida se perdió, lo único que me mantuvo vivo fue el amor de mi hijo.

Entonces, ¿por qué surfear Padang?

Volviendo a esto, corrí Padang por primera vez hace cuatro años, pero debido a personas incompetentes, me hicieron una prótesis equivocada y me vi obligado a vender el restaurante. Una noche salí del trabajo y me sentí mal en el hospital y me dijeron que tenía una infección en los huesos.

Debido a esta infección, tuve que permanecer en el hospital durante muchos meses y corría el riesgo de que me amputaran hasta la ingle. No puedo describir o intentar hacerte imaginar cómo eso habría cambiado mi vida.

Pero también fue mi verdadero salto. Al salir del hospital compré un traje de neoprene y volví a entrenar en invierno, nadando en el mar y continuando con los antibióticos, la infección fue erradicada, fue un milagro. Me curé desde un punto de vista físico, pero luego formé parte del problema constante de que ninguna compañía quería correr el riesgo de conseguirme una nueva pierna. No podría inventar nada porque, tienes que entender que no tengo seguro y con una pensión que me da solo 200 euros al mes.

¿Y qué tal trabajar y vivir?

Fui al hospital para pedir que me amputaran la rodilla para poder reanudar el trabajo y cuidar a mi hijo. Pero la respuesta fue negativa y no pudieron asumir la responsabilidad moral de amputarme. Pero, ¿qué podría hacer? Sin trabajo, sin prótesis, sin mi surf. En la desesperación, comencé a reparar piezas viejas prótesis y construí una pierna. ¡Reservé un boleto de avión y me fui a Bali! Si tenía que perder la rodilla para volver al trabajo, al menos la haría surfeando. El primer lugar en el que probé surfear fue Padang Padang, atándome la prótesis a la pierna con cinta adhesiva, hice mi wipe out y la pierna me voló.

No me di por vencido y todos los días seguí ajustándolo hasta que logré ponerme de pie y cortar la pared de la ola. Después de dos meses, las prótesis hechas con componentes que no provienen del mar se podían utilizar para que pueda surfear nuevamente.

¡Eso es increíble, una prótesis hecha por vos! Hablanos de ese viaje a Bali.

Después de un par de meses, conocí a un niño Kuta que estaba a punto de perder una pierna debido a un accidente e hice algo de financiación colectiva. Lo cuidé ayudándole con el poco dinero que me quedaba y pagué sus facturas médicas, ¡Fue lo mejor que había hecho en mi vida!

Ahora ese niño no solo tiene ambas piernas sino que también está surfeando. Alguien en las redes sociales vio la historia y hubo un boom de medios en mi casa. Y fue allí donde comencé a llevar el surf adaptativo a Italia. Al año siguiente, fueron los primeros campeonatos de surf adaptado en California, donde participé. Es solo el comienzo.

¿Qué es lo siguiente?

Necesito fondos para tener apoyos. Tener inversores que me permitan estudiar y perfeccionar mi pie.

Además de Itop, que me apoya, continúo mi investigación que, gracias a estos meses en Indonesia, me llevó a querer corregir algunas cosas por estabilidad y flexibilidad. ¿Mi meta? Quiero poder hacer las maniobras que hice antes de mi accidente, tal vez hacer unos aéreos increíbles … ¿por qué no?

Soy un surfista como los demás, no quiero ser estimado porque soy discapacitado, soy un atleta en primer lugar. Y quiero poder terminar mi pierna. Y quiero construir piernas para gente como yo. Es gracioso, fui a Padang hace cuatro años, perdí mi pierna y el otro día, después de cuatro años, estaba en Padang dentro de mi primer tubo…

Nota por Jason Lock de Magicseaweed.com 

No hay contenido para mostrar.

Show Buttons
Hide Buttons